martes, 31 de julio de 2012

HTTPS, seguridad en Internet

Cuando navegamos por Internet es normal que en los resultados de búsqueda aparezcan URL que tienen un candado cerrado y “ https://” en color verde. No se trata de nada raro, sino de algo que es cada vez más habitual: es el símbolo que te garantiza que estás teniendo una comunicación segura a través de la red en todas tus operaciones o conexiones.

Imagen de PSDGraphics

Todo el mundo conoce ya el Hipertex Transfer Protocol (http:) que siempre está al inicio de todas las direcciones web, y que no es más que el sistema de protocolos o modelo básico sobre el que se puede navegar. El añadido de la “s” final que se ha realizado en los últimos años responde a la necesidad de darle más seguridad a la transferencia de datos o la realización de operaciones comerciales a través de la red.

La letra final indica que el servidor que se usa tiene además el protocolo Secure Socket Layer (SSL), es decir, que está certificado como auténtico y que podemos fiarnos de que los datos que comunicamos no van a caer en manos de cualquier hacker. Este protocolo lo que hace es cifrar o encriptar los datos más sensibles, como son los personales, la cuenta bancaria, etc.

Utilización de https:

  • Proporciona más fiabilidad en operaciones con la cuenta bancaria, con la administración electrónica y para hacer operaciones comerciales en línea.
  • Seguridad para el comercio electrónico, aún son muchas las personas que temen realizar compras a través de Internet, por ello la utilización de este tipo de seguridad será un punto a favor si lo incluimos en nuestra tienda online.
  • Comunicaciones personales a través de redes sociales para preservar nuestra intimidad.

Para que nuestra web se encuentre bajo un https, hay que lograr una certificación digital por parte de alguno de los entes u organismos dedicados o capacitados para ello. Es el mismo sistema que la firma electrónica: una especie de aval digital que confirma que los datos y las direcciones de ese servidor son auténticas y fiables, y que tiene un sistema seguro para transmitirlos. El nivel de seguridad que ofrezca esa certificación va a depender siempre de la calidad del navegador que se use, el software que lo soporte y, sobre todo, del cifrado de los datos que se tenga.

En cualquier caso, estamos ante uno de los pasos básicos y fundamentales para consolidar las comunicaciones y operaciones a través de Internet, que seguro que avanzará cada día mucho más, hasta hacer de las conexiones seguras algo habitual en la red.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada