martes, 21 de agosto de 2012

Normas legales para la entrega de productos comprados online

Uno de los mayores retos que tiene que superar el comercio electrónico en España es el de la seguridad jurídica. No se trata solo de temas como la fiabilidad en el pago o la protección de datos, sobre las que existen normativas y modelos específicos, sino también en lo que respecta a las normas generales de contratación y otros aspectos que se incluyen en las leyes sobre la defensa de los consumidores y usuarios.

Foto de Ivan PC
El mayor miedo de un usuario es que no le hagan entrega del bien o servicio que ha comprado, que le llegue tarde o que se lo den deteriorado. En esos casos, hay que saber que la venta online tiene sus reglas a cumplir, al igual que existen en el comercio minorista real, en las tiendas físicas. Como regla general y a no ser que se pacte otra cosa entre comprador y vendedor, un producto o servicio comprado online debe estar entregado en un plazo de treinta días, a contar desde el día en que el vendedor haya recibido la comunicación del pedido. Si el producto estuviera pagado y no estuviera disponible, el vendedor debe avisar cuanto antes al cliente y devolverle en un plazo de treinta días el dinero abonado. Si se supera ese plazo, deberá devolver el doble.

Hay que saber, además, que el comprador tiene siempre un plazo de siete días, desde que recibe un producto, para devolverlo, sin tener que justificarlo de ninguna manera. El comprador tendrá entonces un plazo de treinta días para devolver el dinero, incluidos los gastos de envío. Si se excede en ese plazo, el comprador le puede exigir el doble de la cantidad pagada.

Es evidente que no se pueden devolver todo tipo de productos. La normativa especifica algunos casos en los que no es posible:

  • Alimentos y productos perecederos
  • Bienes cuyo precio esté sujeto a fluctuaciones en el mercado financiero
  • Productos elaborados a medida y personalizados que puedan deteriorarse
  • Grabaciones de audio o vídeo, discos o programas informáticos que hayan sido desprecintados
  • Ficheros informáticos online que puedan ser grabados inmediatamente
  • Prensa diaria, publicaciones periódicas y revistas
  • Servicios cuya prestación se haya iniciado de acuerdo entre las partes
  • Apuestas y Loterías del Estado

Por último, hay que saber que si llegan productos deteriorados, el comprador tiene derecho a que se lo reparen o sustituyan en un tiempo razonable, según de qué se trate. Es más, tiene seis meses para dar la conformidad definitiva a la reparación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada