jueves, 5 de mayo de 2011

Indicadores para la analítica web (II)

El objetivo de la analítica web es medir el éxito de una página mediante una serie de datos y parámetros. En este post, vamos a definir los datos generales que nos proporciona la analítica web y, en uno posterior, cuáles son los que debemos tener en cuenta dependiendo del tipo de web que hayamos creado.



Estas son las métricas básicas que podemos encontrar en cualquier herramienta de analítica:

  • Visitas: Una visita comienza cuando un visitante visualiza su primera página y termina cuando deja el sitio o permanece inactivo durante treinta minutos.
  • Usuarios únicos: Son las personas que visitaron nuestra web durante un periodo de tiempo determinado. Si visitaron la página más de un vez durante la última media hora, solo se contará la primera.
  • Páginas vistas: El número de accesos a las páginas de una web.
  • Páginas de salida: Es la última página visualizada durante una visita a nuestro sitio.
  • Tiempo de navegación: es un indicador representativo del poder de fidelización de un sitio web, constituye un promedio de duración de una visita a la web. Cuanto mayor sea este tiempo de navegación se supone que los contenidos del portal son más atractivos para los usuarios. En el caso de los blogs, por ejemplo, este tiempo suele ser muy bajo porque mucha gente visita la home y luego se va, y como no salta a otra página interna, el sistema no puede medir el tiempo de permanencia.
  • Origen del tráfico: Este dato nos indica de dónde proceden las visitas, es decir, si vienen por ejemplo de buscadores, de otra web o blog, de Facebook o Twitter, etc.
  • Clickstream o datos de clicks: Permite reconstruir la navegación que han realizado los visitantes a través de los clicks que han hecho.
  • Páginas vistas por visita: Es el promedio entre las páginas vistas y el número de visitas, si este dato es elevado nos indica que nuestro contenido es interesante para el visitante.
  • Salida en la página: Índice de salidas que se han producido en una página en concreto.
  • Tasa de rebote: La tasa de rebote va muy ligada al tiempo de permanencia de los visitantes en nuestra página. Ese tiempo se calcula desde que una persona llega a una página hasta que sale de ella. Si la gente tarda muy poco tiempo en entrar y salir de una web, es decir, permanece poco tiempo (menos de 8 segundos) en nuestra página, diremos que la tasa de rebote en esa página es muy alta.
  • Tasa de conversión: Índice de visitantes que se han convertido en compradores, han rellenado un formulario, han pedido información, se han descargado algo, etc.

Todas estas métricas contienen información muy importante para mejorar la usabilidad y el contenido de nuestra página web. Para aprovechar estos datos, debemos conocer las características de cada web, establecer los objetivos de nuestra página y analizar los parámetros correctos para descubrir los fallos y alcanzar los objetivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada